La pesadilla de la celulitis

9 Sep

Es la compañera silenciosa de las mujeres a lo largo de toda su vida. Los malos hábitos de vida relacionados con la dieta y la falta de ejercicio favorecen un círculo vicioso en el que se produce un deterioro notable de la  piel y la micro-circulación. La celulitis se ve por fuera y se siente por dentro.

Conocemos comúnmente a la celulitis como piel de naranja, por ese particular relieve que adquiere la misma, como si fueran hoyuelos y que resulta especialmente antiestético. La celulitis es algo más que un problema de estética, es una situación que afecta a la salud, por lo que no debemos pasar por alto el tratamiento de la misma desde sus inicios y procurar evitarla o minimizarla.

Qué es la celulitis

La celulitis es un cambio en nuestro estado de salud, no es sólo una cuestión de belleza. Es algo más que un exceso de grasa en el cuerpo, la celulitis es grasa y muchas otras cosas más que provocan un aspecto diferente en nuestra  piel y que puede ser dolorosa. Los cambios más importantes afectan a los tejidos  que poco a poco van acumulando más toxinas que no se pueden drenar de forma adecuada sin tratamiento.

Cuando tratamos de celulitis solemos siempre hablar de grasa. Pero no sólo vamos a explicar el papel de la grasa, sino también el de otras sustancias como el exceso de agua y tóxicos que exceden nuestros límites y nos ponen a prueba.

En primer lugar tenemos a los adipocitos, células subcutáneas y esféricas que  son responsables de ir almacenando grasa procedente de la dieta en forma de triglicéridos. Esta grasa sirve como reserva para la supervivencia y ayuda en el metabolismo del organismo, pero más allá de la necesaria es un problema de salud. A esto lo conocemos como obesidad o sobrepeso. La celulitis viene a ser esa grasa y otras cosas que no se van con dietas ni ejercicio.

En nuestro cuerpo tenemos una cantidad específica de adipocitos con un límite de almacenamiento de grasa que si se supera induce a un crecimiento de de su tamaño y a que se unan en grupos para formar nódulos. No sólo se agrandan y agrupan  sino que también se producen nuevos adipocitos que siguen acumulando grasa y generando más problemas.

Entre las otras sustancias que van a conforman la celulitis en sí misma vamos a hacer una mención especial a la mucina, una sustancia de aspecto gelatinoso fabricada por el fibroblasto, el mismo responsable de la fabricación de colágeno y elastina que confiere la estructura a los tejidos.

La mucina es necesaria en nuestro organismo porque es quien se encarga de la cicatrización de las heridas, de la sustitución del tejido destruido, y de la fabricación de macrófagos encargados de la defensa del cuerpo. Entre una de sus funciones está la de la absorción de agua y toxinas.

En la mucina se encuentran inmersos el colágeno y la elastina, y por ella circulan los pequeños vasos o capilares (arteriales, venosos y linfáticos) y los nervios que llevan los mensajes de dolor al cerebro. Por esas estrechas y finas vías circula la sangre arterial y venosa, y gracias a ellas se oxigenan las células y se eliminan desechos.

Para explicar el por qué nuestra piel sufre esta modificación tenemos que necesariamente dar un vistazo a la estructura que tiene nuestra la piel. Está formada por diferentes capas, que son de fuera hacia dentro epidermis, dermis e hipodermis.

cellulite-forms

Es en la hipodermis donde se encuentran los adipocitos de grasa. En la dermis se halla toda la trama de colágeno y elastina que está abundantemente irrigada por los capilares y nervios, entre la propia mucina. Este microsistema circulatorio permite el intercambio de sustancias y la liberación de toxinas.

Debajo de este tejido se encuentran los músculos que quedan cubiertos por este acolchado de tejido de grasa y mucina, que tiene un espesor variable y que es encargado de darle suavidad a las líneas del cuerpo de la mujer.

Un exceso de mucina origina una cascada de situaciones que dificultan las funciones de los capilares,  como el mismo exceso de grasa que se acumula en los adipocitos.  Si los fibroblastos se sobreexcitan se provoca la creación de más mucina, que absorbe más agua de la debida y toxinas. Esto acaba  comprimiendo poco a poco a la unidad de capilares y nervios, y puede producir dolor.

La mucina se va acumulando especialmente alrededor de los folículos pilosos, que quedan libres, pero a medida que se hace más abundante se localiza en la hipodermis también. Esto ocasiona que la capa de dermis se desplace hacia arriba, excepto donde hay trayectos fibrosos, que anclan la piel a los planos profundos, y que dan lugar a la piel capitoné, esos típicas lobulaciones. Mucho más que la simple piel de naranja.

Resulta que al final la celulitis está en la zona abultada del acolchamiento, no los agujeros tan feos que nos vemos.

Tipos de celulitis

No todas las celulitis son iguales y esto es debido a diferentes  factores externos e internos, como el estilo de vida, la edad o la propia genética.

El tratamiento de la afección  depende del tipo de celulitis y requiere sobre todo de tiempo, paciencia y perserverancia. Una sinergia perfecta entre médico, esteticista y persona.

La celulitis normalmente se localiza en zonas específicas del cuerpo, lo que se conoce como celulitis localizada, pero también puede ser generalizada en todo la persona.

Las zonas frecuentemente afectadas por la celulitis son , brazos, abdomen y laterales de la espalda, glúteos, cara interna y/o externa de los muslos (cartucheras), rodillas y gemelos.

Tras una detallada evaluación podemos observar diferentes celulitis:

  • Celulitis dura. Típica de las personas jóvenes y que hacen mucho ejercicio. Sin edema y difícil de ver a simple vista. Puede estar acompañada de estrías.
  • Celulitis edematosa. Muy frecuente entre jóvenes y adolescentes, aunque aparece a cualquier edad. Se localiza sobre todo en las piernas.
  • Celulitis blanda o fláccida. Esta celulitis aparece más en personas que son sedentarias o que han dejado de hacer deporte hace tiempo y ya no lo hacen, o también en personas que han perdido mucho peso tras una dieta.
  • Celulitis mixta. La mayor parte de las celulitis son una combinación de todas las demás en distintas partes del cuerpo.


Anuncios

Una respuesta to “La pesadilla de la celulitis”

Trackbacks/Pingbacks

  1. Tratamientos estéticos durante la maternidad | con alma - salud y belleza - 10 de diciembre de 2013

    […] de drenaje linfático y la presoterapia son un gran aliado en el tratamiento de prevención de la celulitis, que puede aumentar o empeorar durante este período. Tratamientos de belleza como las higienes […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: