ERGONOMIA Y MECÁNICA CORPORAL

21 Oct

Todos los días nos enfrentamos a las tareas laborales y domésticas sin tomar conciencia de la importancia de la buena postura al realizarlas y cuyo resultado nos reporta multitud de contracturas musculares.

En el Centro Con Alma conocemos de primera mano lo que significan las molestias musculares debidas a malas posturas adquiridas en el ejercicio de nuestro trabajo y en la realización de las tareas domésticas. Es tan importante tomar nota de las normas básicas que sin ellas además no podremos optimizar de la mejor manera nuestros movimientos. Esto lo ha estudiado muy bien la disciplina conocida como Ergonomía postural.

posturas
Higiene en nuestros movimientos
La ergonomía postural estudia la prevención y corrección de las posturas incorrectas que el individuo realiza en sus labores cotidianas y profesionales. Se trata de utilizar de forma armónica y coordinada las diferentes partes del cuerpo con el objetivo de lograr el movimiento deseado y la desaparición de la fatiga.
Todas estas medidas se llaman de higiene postural y en ocasiones ponen a nuestro servicio la propia tecnología. Tal es el caso de las sillas ergonómicas, grúas para llevar pesos, escaleras, etc…
Al permanecer de pie todo nuestro cuerpo descansa sobre la columna vertebral y recibe así el peso de todo el cuerpo, pudiendo acarrear lesiones en la espalda.

Algunos trabajos exigen que estemos de pie largos períodos de tiempo, por lo que es fundamental:
Colocar nuestras manos a la altura adecuada para realizar las labores. Por ejemplo, la peluquera deberá colocar a su clienta a una altura en el sillón para cortarle el pelo o secarle a una altura correcta que no tensione su columna.
Mantener un apoyo firme sobre una de nuestras piernas permaneciendo la otra discretamente flexionada y sobre un escabel, idealmente. La posición de las piernas variará alternativamente cada pocos minutos. Esto es muy útil para las amas de casa que planchan.
Se mantendrá la columna lo más recta posible.

Ergonomia en la oficinaSi lo que vamos a estar es mucho tiempo sentados, como en la oficina, deberemos tomar en consideración las siguientes premisas:
La espalda debe mantenerse apoyada en el respaldo, para ello al sentarse las nalgas deben desplazarse hacia el final del asiento.
Los pies se apoyarán en el suelo o en un reposapiés, y las rodillas deberán quedar a la altura de las caderas o ligeramente por encima.
Si estamos frente al ordenador, nuestra silla debe estar adaptada en altura y distancia a la mesa de trabajo, evitando mantener posturas encorvadas hacia delante.
También frente al ordenador nos detendremos a colocar la pantalla a la altura de los ojos y frente a ellos. Con el teclado las muñecas y los antebrazos deben estar rectos y alineados con el teclado, con el codo flexionado a 90º.
Procurar no realizar giros parciales para atender cosas, sino hacer un giro completo. Es buena idea mantener las herramientas que más usamos cerca de forma que no tengamos que realizar ningún giro de este tipo.
Es necesario para la circulación y el retorno venoso que nos levantemos y realicemos un poco de ejercicio cada 45 minutos. Por ejemplo, caminar.

Si deseamos dormir como lirones y levantarnos frescos como una lechuga, en la cama acostados también deberemos mantener una serie de reglas de higiene postural también:
Haber elegido muy bien la superficie donde vamos a descansar, que sea firme, recta y lo suficientemente mullida para adaptarse a las curvas de la espalda (cifosis y lordosis).
Dormir boca arriba, ya que el decúbito prono (dormir boca abajo) no es una posición adecuada para la espalda.
Para mejorar el descanso se colocará una almohada fina bajo la cabeza si dormimos boca arriba, y si lo hacemos de lado podemos optar por una almohada un poco más gruesa que mantenga el cuello en el eje de la columna dorsal, asegurándose que no caiga ni rote. Si se puede un cojín entre las piernas viene bien.
Evitaremos estirar totalmente las piernas al dormir cuando descansemos boca arriba, ya que es mejor mantener una flexión ligera en las rodillas colocando debajo un cojín.
Antes de levantarse y para evitar marearnos por el cambio postural, conviene ir progresivamente sentándonos en la cama de lado.

En lo relativo a las cargas o bultos:

Al coger los pesos éstos deben estar cerca del cuerpo y levantarlos tan sólo hasta la altura del pecho.
Si llevamos bolsas, que el peso de las mismas esté repartido equitativamente entre ambas. Las cogeremos flexionando las rodillas, con espalda recta y con las bolsitas cerca de nosotros evitando llevar más de dos kilos en cada brazo. Un truco puede ser llevar un carro que se pueda empujar, mejor que tirar de él.
Agacharnos a recoger bultos flexionando las rodillas, no la espalda, que debe estar lo más recta posible y con la cabeza levantada, con los pies ligeramente separados. Si hay que transportarlo, hacerlo con el bulto pegado a nosotros.
Colocar las cosas más pesadas a las alturas adecuadas, para no tener que formar el cuerpo, ni muy altas ni muy bajas, a una altura intermedia.
Situaciones en las que nos vamos a encontrarnos para poder utilizar muchas de estar normas básicas de higiene postural serán por ejemplo, al hacer la cama, al planchar, tender la ropa, al coger a un bebé, al realizar tareas y trabajos en la casa o en la oficina, al entrar en un coche.
Si tomamos consciencia de la importancia que tiene un buen movimiento, disfrutaremos de una vida sin dolores musculares ni lesiones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: